Sexo en las alturas Sexo en las alturas
Lo de tener sexo mientras que se vuela a diez metros de altura es una fantasía para muchos de los que cogen aeroplanos frecuentemente.... Sexo en las alturas

Lo de tener sexo mientras que se vuela a diez metros de altura es una fantasía para muchos de los que cogen aeroplanos frecuentemente. Más de una película –alguna desde el humor– nos han mostrado el morbo de jugar con el cuerpo de otro entre las sillas del aeroplano o bien en el reducido espacio de los aseos. Mas, ¿es verdaderamente usual eso del sexo en las alturas? Más de lo que uno pudiese meditar.

El catorce por ciento de los tripulantes de cabina (TCP) ha tenido relaciones íntimas con algún pasajero a lo largo del vuelo. Lo asegura un informe de Jetcost, un buscador de vuelos asequibles, que el veintiuno por ciento afirma haber tenido relaciones íntimas con algún compañero.

El estudio sobre el comportamiento travieso de los auxiliares de vuelo señala que el veinticuatro por ciento de los españoles acepta haber engañado a los clientes del servicio al devolver el cambio tras una adquiere llegando a amontonar una media de ciento cincuenta y uno euros extra por año. Todavía peores son los TCP alemanes, que son los que más timan a los pasajeros. Un veintinueve por ciento los que han practicado alguna vez este engaño llegándose a embolsar quinientos veinticuatro euros anuales.

El veinte por ciento del total de encuestados por Jetcost aceptó haber dado mal el cambio a los pasajeros tras una adquiere, de los que el cincuenta y cuatro por ciento apuntó haber engañado al usuario dándolo con una moneda diferente y el cuarenta por ciento confirmó que la mayor parte de viajantes no verifica el cambio. Con esta práctica los tripulantes de cabina aseguraron haber ganado treinta y siete euros por mes, lo que se corresponde con una media de trescientos treinta y uno con dos euros de más anualmente.

Conforme este sondeo, el ochenta y nueve por ciento de los auxiliares de vuelo encuestados aseveraron haber infringido las reglas. El veintiocho por ciento aseveró haber mentido a los pasajeros sobre la disponibilidad de ciertos productos y el siete por ciento aceptó haber admitido propinas y regalos de los viajantes.

Despierta tu lado más ardiente en www.fuegodevida.com.