¿Qué tengo que tener en cuenta para una primera cita? ¿Qué tengo que tener en cuenta para una primera cita?
¿Cuándo quedar para la primera cita? Cuando estás hablando con alguien que has conocido por Internet, siempre llega un momento en el que decides... ¿Qué tengo que tener en cuenta para una primera cita?

¿Cuándo quedar para la primera cita?

Cuando estás hablando con alguien que has conocido por Internet, siempre llega un momento en el que decides dar el paso de conocerte en persona. En teoría suena bastante sencillo, ¿no? Solamente hay que escoger un lugar y quedar con esa persona.

Sin embargo, mucha gente no tiene muy claro ese proceso y no sabe en qué punto decirle a la otra persona de quedar, porque si lo dices demasiado pronto, es muy posible que la otra persona crea que vas demasiado rápido y si lo tardas mucho, puede pensar que no te interesa quedar. Mucha gente se puede preguntar si existe algún proceso óptimo para saber cuándo hay que dar ese paso y de lo que se debe hacer para quedar, si llegar puntual, llegar antes de tiempo o llegar unos minutos tarde.

¿Dónde quedar en la primera cita?

Desde la perspectiva de las mujeres, parece que lo tienen más fácil, ya que podemos elegir el lugar dónde se nos vamos a reunir, la hora e incluso si nos pasan a recoger a casa o en algún sitio, eso ya depende de la comodidad de cada una, aunque esto en la primera cita no es tan habitual, puesto que es mejor que la otra persona no sepa dónde vives, no vaya a ser que sea un psicópata o alguien peligroso. Es muy importante mantener en privado tu residencia hasta que evaluar que el chico es completamente normal.

Es agradable que nos recojan, esto nos permite desempeñar el papel femenino en toda regla y los hombres naturalmente desean jugar sus roles de caballeros, sobre todo en la primera cita cuándo todo es color de rosa. No obstante, hay mucho tiempo para eso, igual en la primera cita no es buena idea, lo normal es que eso suceda más adelante. En definitiva, la paciencia es una buena virtud en la primera cita.

Lo mejor es quedar en algún lugar público, neutro y a mitad de camino. Si todo va bien, siempre se está a tiempo de cambiar a otro sitio más íntimo, o quien sabe si a casa de alguno de los dos.Desde la perspectiva del hombre, el enfoque es diferente, ya que casi siempre intentan causar una buena impresión a la chica, y esto puede llevar al chico a invitar a la chica a recogerla en algún sitio intermedio, por pura caballerosidad. Esto suele ser buena solución siempre, aunque la mujer no acepte y prefiera quedar en algún sitio, el hombre siempre va a sumar puntos al tener este detalle.

¿Qué me pongo para mi primera cita?

Otro factor a tener en cuénta es el aspecto. Siempre hay que tener claro dónde vas a ir y qué vas a hacer. No es bueno ir demasiado elegante ni demasiado casual. Si  eres hombre y vas a cenar a un restaurante elegante, puedes ponerte una americana con una camisa y unos tejanos o bien unos chinos con un jersey y una camisa. Sí, para una primera cita siempre es aconsejable usar camisa, ya que hay muchos tipos de camisa: de traje, de vestir, de sport, de cuadros, lisa, con cuello mao… También ten cuidado con los zapatos, una mujer siempre se fija en los zapatos, y no te eches demasiada colonia, con un par de toques vale, aunque tú no te huelas.

Suele ocurrir, que las mujeres somos más perceptivas en las primeras citas, evaluamos mucho más a la otra persona y les ponemos en supuestos que nos llevan a nosotras a saber si esa persona cumple los requisitos de lo que nosotras buscamos o no. Es posible que tengamos un sistema de percepción avanzada que les hace saber o sentir si el chico es seguro o no, más allá de que sea atractivo o interesante.

Las chicas tenemos que tener cuidado con no aparentar que somos facilonas por llevar un escote demasiado amplio o una falda demasiado corta, pero a la vez siendo elegante. Yo recomiendo usar también algún tipo de chaqueta o de jersey, al menos de primeras, ya que de esta forma puedes cubrir tu escote y quitartelo si quieres.

De lo siguiente que tienes que preocuparte es de disfrutar tu cita. Las citas a ciegas son geniales si te lo tomas con la filosofía adecuada, que es divertirse.